lunes, 9 de marzo de 2009

Mi Hijo Peludo...









Éste es mi "hijo peludo", Felipe. Este post va dedicado a él, por si acaso aún está conmigo. Ya tenemos juntos en esta vida 15 años, los mismos que él tiene de vida; y espero que sean más.No quiero ni pensar en el día que él ya no esté. Lamentablemente los años le han pasado la cuenta y tiene algunos problemas en sus patitas traseras .




En Julio de 2007, quise escribir sobre mi hijo peludito, pero como soy inscontante en todo, lo dejé sin terminar, y ahora él ya no está conmigo, se fué al cielo para convertirse en una "estrellita". Eso fué lo que le dijimos a Joaquito. Mi viejito partió el 21 de Enero de éste año, tenía casi 17 años, los cuales los pasó todos a mi lado, de carácter noble, de mirada triste . . todavía puedo sentir la suavidad de su cuerpo en mis manos, siempre buscando mi compañía . . lo extraño mucho. Aún nuestra mente nos engaña por segundos, como cuando JC el otro día les fue a poner su alimento a los otro " hijos peludos " y cogió el plato de Felipe, o el otro día yo estaba pintando y había puesto unos diarios en el piso y sentí que se movían y por un segundo pensé que era mi Pipe que pasaba por sobre ellos caminando, pero era mi gata. La Tomina, estoy segura que lo extraña tanto como nosotros, ella era la hija adoptiva de mi perro. Llegó a nuestra casa de un mes de vida + o -, y dormía junto con mi perro, chiquitita acurrucada en la panza de mi Felipe, incluso mas de alguna vez lo hizo salir disparado de su Tuto, porque se le ocurría "amasar" con sus garritas a mi perro. Varias veces la he visto echada en el lugar donde estan los restos de él, será coincidencia ? o de alguna manera sabe que su cuerpo esta ahí?.
Te extraño mucho . . .

3 comentarios:

titicandia dijo...

Hola, que pena lo de tu gatito....se lo que es querer a un animalito de esa manera...es parte de nuestra vida uno más del hogar. Espero te sientas bien pronto y te decidas a continuar con tu blog.
Un abrazo,
Titi

Mariella dijo...

hola Claudia, te entiendo perfectamente ... sé el vacio que dejan aquellos que llamamos mascotas, pero para nosotros son nuestros hijos peludos, uno mas de nuestra diversa familia.

He llorado mucho la partida triste y cruel de mis hijos felinos, pero he dado gracias a DIos por tener el privilegio de tenerlos conmigo, de ver sus agradeciemintos, de sentir sus ronroneos de saber que aunque ya estén satisfechos...llegan a mi lado sedientos de caricias y arrumacos.

Querida Claudia, ellos no se van, solo se transforman y están entre nosotros.... estén an el aire, en las flores, en cada pensamiento están..... es que a nosotros nadie nos enseño desde pequeños a sentir la vida aunque ya no esté en cuerpo presente.

un fuerte abrazo, una gatera de corazon.

Akane dijo...

Hola Claudia. Siento muchísimo vuestra pérdida, cuando se han compartido tantos años y tan buenos momentos con uno de estos maravillosos animales, parece que el momento de despedirse de ellos nunca va a llegar porque se convierten en parte de la familia; desgraciadamente el tiempo nunca deja de correr...

Lo mejor es seguir recordándolos, rememorar los buenos momentos que nos han hecho pasar y estarles agradecidos siempre por haber compartido su vida con nosotros.
Seguro que tu gata también le echa de menos.

Un abrazo